Cómo personalizar un cierre

Cierres o cremalleras personalizables

Anteriormente les mostramos cómo hacer un porta cosméticos y nos había quedado pendiente enseñarles cómo hacer el cierre personalizado, o también como se dice en otros países, cremallera personalizable. La ventaja que tienen estos tipos de cierres es que podemos adaptarlos fácilmente e incorporarlos al diseño para lograr un trabajo de mas calidad y con un mayor valor agregado.
A diferencia de los cierres comunes o desmontables que solemos comprar, que vienen con medidas estándares y armados, en esta ocasión vamos a trabajar con "cierres cadena" cuyas principales características son:
  • Se venden por metro, con lo cual podemos utilizar la longitud exacta sin necesidad de desperdiciar.
  • No incluyen el deslizador, estos se venden por separado, con lo cual tenemos una gran variedad para elegir, así poder personalizarlo y adaptarlo a nuestras necesidades.
  • Vienen en diferentes tamaños, colores y materiales, entre los más comunes encontramos los de nylon que solemos ver en mochilas, bolsos y demás accesorios entre otros. En cuanto a los tamaños, corresponden al ancho del cierre que se mide según el ancho de los dientes cerrados. Por lo tanto si compramos un cierre cadena número 6, vamos a necesitar un deslizador también del mismo número.
  • En un mismo cierre de este tipo podemos colocar dos deslizadores enfrentados para lograr una abertura bidireccional.
Lo primero que tenemos que hacer es cortar la longitud necesaria del cierre cadena para nuestro proyecto. Si es la primera vez que trabajan con este material, recomendamos cortar dos centímetros de mas para poder corregir luego de instalar el deslizador en caso de ser necesario.
Para evitar que los extremos se deshilachen luego de cortar, vamos a terminarlos con algún pegamento de silicona o como en este caso, al ser de nylon, con un encendedor podemos derretirlos levemente.
Ahora tenemos que trabajar con el deslizador. Como hemos mencionado antes, a la hora de comprar los deslizadores, tenemos que tener presente es que el tamaño y el tipo sea el correcto para los dientes del cierre. En este caso, como vamos a personalizar el tirador, que sería la pequeña palanca metálica la cual jalamos para abrir o cerrarlo, vamos a optar por un deslizador con argolla semicircular que en lugar de tener la palanca cuenta con una argolla con un lado plano, a la cual le podemos poner una cinta, cadena, aplique o cualquier otra cosa que se nos ocurra para que funcione como tal.
En este caso, haremos que el deslizador del cierre sea de la misma tela de nuestro trabajo. Entonses vamos a realizar un simple patrón que consiste en un rectángulo, pero antes debemos tomar la medida de la parte plana de la argolla para poder calcular bien el ancho. Luego vamos a proceder a trazar el patrón dibujando un rectángulo con las siguientes medidas:
  • Base = "largo del tirador deseado" X 4
  • Altura = "ancho de argolla" - 1 milímetro X 4
Entiéndase que el "largo del tirador deseado" corresponde al largo que queramos que tenga el tirador del cierre. Una vez que tengamos el patrón hecho, vamos a utilizarlo para cortar la pieza en la tela que hayamos elegido. Si bien la dirección del hilo no es importante tener presente que si utilizan telas estampadas o con algún diseño dependiendo como dispongan el patrón sobre la tela va a repercutir en como se mostrará el diseño en el producto final.
Vamos a tomar la pieza de tela que hemos cortado y trabajando con el revés a la vista llevar los lados mas largos hacia el centro de manera equidistante tal como si estuviéramos doblando una cinta al bies.
Planchamos para asentar los dobleces.
A lo largo, doblamos nuevamente de manera que los extremos queden encerrados dentro del doblez.
Una vez lograda nuestra tira planchamos para prepararla para el siguiente paso.
Vamos a la máquina y con una puntada recta con un largo de entre 2.5 y 3.5 realizar un pespunte en ambos lados lo mas cerca posible del borde.
Si todo ha salido bien, habremos obtenido una cinta que luce igual en ambas caras. Realizamos otro doblez llevando los extremos de manera equidistante hacia el centro dejando medio centímetro libre. Planchamos para asentar los dobleces y con un pegamento para tela los vamos a pegar teniendo cuidado de no dejar pegamento en el espacio central que ha quedado. Para lograr un pegado fuerte y efectivo seguir las instrucciones del fabricante dejando secar con peso encima, tal como pueden verlo en el video, nosotros utilizamos dos reglas y unos clips de papel para hacer una prensa.
Una vez que el pegamento esté seco, con el revés a la vista vamos a introducir la cinta en la argolla haciendo que la parte plana repose en el espacio central de la cinta. Doblamos por la mitad, con cuidado y sin aplicar demasiado para evitar desbordes, ponemos pegamento solo sobre los dobleces anteriores y pegamos de igual manera. Notar que la argolla debe quedar libre de pegamento en el centro para lograr total movilidad.
Listo el deslizador solo queda instalarlo en el cierre. Para ello, primero lo separamos abriendo los dientes. Insertamos el deslizador a un lado de los dientes hasta que haga tope con la base del deslizador, tomamos el lado restante y lo insertamos el el lado opuesto del deslizador. Jalamos firmemente hasta que se deslice y cierre los dientes. ¿Recuerdan que al comienzo les advertimos dejar 1 o 2 centímetros de mas? Una vez instalado el cierre notarán que les queda un desfase, a medida que le vayan tomando la mano en instalar el deslizador, esta diferencia va a ser cada vez menor, pero mientras tanto para hacer el trabajo mas rápido y fácil conviene dejar esos centímetros extra para luego poder emprolijarlos recortando los extremos. En el video, encontrarán un truco que facilita la instalación del deslizador en el cierre. ¡Enhorabuena, ya tenemos listo el cierre para aplicarlo a nuestro proyecto!

Pages